LAS MULTAS CAEN EN PICADO

Publicado por REDACCIÓN en

Las multas de tráfico en Vigo han caído en picado desde los dos últimos meses y la empresa externa que se encarga de gestionarlas y de llevarse un porcentaje ha visto disminuidos drásticamente sus ingresos.

La situación llega hasta tal punto que la concesionaria Servicios de Colaboración Integral ha planteado a sus trabajadores un expediente de regulación temporal de empleo. La medida afectaría al 70 % de su jornada laboral, según la propuesta inicial, aunque todavía no se han sentado a negociar. Esta situación se produce después de que la sociedad se dirigiera hace un mes por escrito al gobierno municipal pidiéndole explicaciones por la «significativa reducción en el número de boletines de denuncias de agentes a tramitar por parte del SC». El representante señala en esta carta que, al no existir carga de trabajo a día de hoy ni para los próximos meses como consecuencia de la inexistencia de procedimientos sancionadores de tráfico, «nos vemos obligados a proceder a la reducción de puestos de trabajo en la plantilla para adecuarla a la carga de trabajo real, ya que la gestión de dichos procedimientos administrativos supone aproximadamente el 30 % de la recaudación de ingresos públicos del Concello de Vigo».

La empresa se reserva incluso el derecho a exigir una indemnización al Concello «para mitigar los daños que esta situación nos está causando». «Nos reservamos el derecho a reclamar la indemnización que corresponda por el desequilibrio financiero ocasionado por la pérdida de ejecución de esta parte del contrato», afirma el representante de la empresa en la carta enviada al Concello y que no ha obtenido respuesta.

La situación ha generado una gran preocupación entre los trabajadores, que temen por sus puestos de trabajo. El comité de empresa aún no ha querido pronunciarse sobre este problema sin haberse reunido antes con los responsables de la concesionaria.

Servicios de Colaboración Integral percibe desde el pasado 5 de febrero esta caída de los procedimientos sancionadores de la concejalía de Movilidad y Seguridad, de las multas de circulación y de la liquidación de tasas practicadas por la retirada y custodia de vehículos en el depósito municipal. Desde que el pasado 11 de marzo se dirigieron por escrito al Concello mantienen el servicio «en una situación precaria». El alcalde de Vigo, Abel Caballero, tampoco quiso pronunciarse sobre esta situación porque aseguró que no tenía conocimiento de ella.

El portavoz de Marea, Rubén Pérez, afirmó que la situación que vive esta concesionaria «son los restos del naufragio del conflicto de la ORA». De la misma forma que Dornier despidió a ocho trabajadores por la pérdida de carga de trabajo al disminuir las plazas de aparcamiento en zona azul, la empresa que se hace cargo de la recaudación ejecutiva de las multas también se plantea una reducción de su plantilla. Pérez cree que el problema de fondo son los «sistemas opacos de contratación pública que priorizan ofertas a la baja sin analizar dónde está la rebaja y los costes del servicio». Marea de Vigo exigirá al Concello que prohiba a la empresa tomar medidas en contra de los trabajadores. Alerta de que este problema puede afectar a otras concesionarias como, por ejemplo, la grúa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *